Friday, May 27, 2005

Nos lleva, don?

Lo más pior de ser quien se encarga de pagar el boleto cuando sube un numeroso grupo de amigos a un colectivo, es que la recaudación nunca está ni cerca de satisfacer a la fría máquina expendedora, que desde su visor nos exije que insertemos la total suma de $3,20 cuando nuestra manito se empaña de sudor de tanto contar y recontar los cincuenta centavos que logramos juntar a regañadientes. Cierto es que, cuando creemos que debemos enfrentar este gran problema solos, escuchamos la reconfortante voz de un amigo. Oh, bendita amistad, siempre presente en los momentos más adversos, y en el momento justo para brindarnos su ayuda. Así es que cuando ya se nos agotaron las cara de nuestro repertorio "pucha-donde-sstaran..", y revisamos a fondo todos nuestros bolsillos, inclusive los traseros (lo cual escandalizó al público de los primeros asientos), podemos reconocer la voz de nuestro amigo que desde el fondo del colectivo nos grita: mi vuelto es de veinte!!
Para concluír, nos tropezamos, se nos caen los pantalones, nos damos cuenta que tenemos los zapatos de diferente color y al querer poner orden a la situación emitimos un débil: "che, no alcanza!" que por supuesto llegan a escuchar todos los pasajeros a excepción de sus reales destinatarios, recibiendo como única respuesta un silencio incómodo y eterno.

2 Comments:

Blogger Gonzalo said...

Acá los gremialistas mantienen en cada omnibus (el equivalente a colectivo) un guarda (cobrador) y un chofer (chofer). Asimov estaría orgulloso de que evitamos los robots =)

10:48 AM

 
Blogger El Gran Blas Giunta said...

Aca, es distinto, tenes los guardas en los omnibus que te cobran el boleto, si no le das justo te tiran un balde de monedas son los peores.

Saludos!

3:07 PM

 

Post a Comment

<< Home